Sango coral - la isla con la fuente de la juventud

Nunca se insistirá lo suficiente en ello: Nuestra dieta es demasiado ácida.
Y eso tiene múltiples consecuencias para la salud, una de las cuales es morir demasiado pronto. La "isla de los centenarios" lleva mucho tiempo confirmando que esto es así. La esperanza de vida excepcionalmente alta de los habitantes de Okinawa es claramente el resultado de la presencia del coral marino Sango sólo en esta isla. Así pues, este coral merece toda nuestra atención, porque destaca de forma especial entre la larga y a veces inabarcable gama de preparados minerales del mercado. Pero uno tras otro:

La base de la "Isla de los Centenarios" es el Coral del Mar de Sango

El coral marino Sango sólo se encuentra en los alrededores de la isla japonesa de Okinawa. Geográficamente, estamos a medio camino entre la mayor isla japonesa del sur, Kyushu, y Taiwán. Okinawa forma parte de un arco insular que separa el Mar de China Oriental del Océano Pacífico por el este. Situada en torno al paralelo 26, la estrecha isla, de unos 70 km de largo, está a sólo 300 km al norte del Trópico de Cáncer y aproximadamente a la misma latitud que Gran Canaria. El océano relativamente cálido es un requisito indispensable para que los corales se sientan a gusto y prosperen aquí.

Ya en la década de 1950, el mundo entero conoció la feliz noticia de la salud extraordinariamente fuerte de los habitantes de Okinawa, con el asombroso resultado de que la mayoría de los felices isleños pueden celebrar su centenario sin problemas. Las enfermedades habituales de la civilización, como el cáncer, la apoplejía o el infarto, eran y son prácticamente desconocidas en Okinawa. El científico japonés Someya se ocupó intensamente de este fenómeno e investigó la cuestión de la diferencia especial entre Okinawa y otras regiones de Japón. Como resultado, se enfrentó al agua potable de Okinawa.

El análisis detallado del agua confirmó un contenido de minerales y oligoelementos óptimamente equilibrado para el ser humano, es decir, muy beneficioso para la salud. La respuesta a la siguiente pregunta lógica, qué podía ser responsable de ello, se encontró rápidamente: la geología.

Okinawa y toda la base de la isla están formadas por un antiguo arrecife de coral marino Sango. Las precipitaciones naturales recorren un largo camino a través de la piedra caliza fisurada y acumulan los numerosos y valiosos iones minerales y oligoelementos del coral marino Sango en esa composición especialmente saludable hasta que el agua (mineral) llena finalmente los pozos de agua potable, que allí podríamos llamar con razón las "fuentes de la juventud". El "Okinawa-Centenarian-Study" es un estudio a largo plazo de 18 años, de 1976 a 1994, que se ocupó precisamente de la conexión entre el agua potable y la vejez en Okinawa y pudo confirmarlo científicamente.

Un intento de desentrañar el misterio

Con estudios científicos o sin ellos, lo que realmente preocupaba a la gente era la pregunta: ¿Por qué y cómo el coral marino Sango contribuye de forma significativa a que la mayoría de los habitantes de Okinawa, que por cierto está a sólo unos 600 km al sur de Nagasaki, tengan una salud tan robusta y alcancen fácilmente una edad de 100 años o más? Por supuesto, tenemos que examinar más de cerca los ingredientes del coral marino Sango:

No funciona sin calcio y magnesio

El coral marino Sango contiene más de 70 oligoelementos, de los que los minerales alcalinos calcio y magnesio constituyen la mayor parte. Debido a su elevado valor de pH, neutralizan con gran eficacia casi cualquier sobreacidificación del organismo. A esto se añade su extraordinaria biodisponibilidad, que se debe a que la proporción de calcio y magnesio en el coral marino Sango es aproximadamente la misma que se encuentra en el cuerpo humano, especialmente en los huesos y la sangre. El resultado es un alto nivel de protección contra el cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes, los efectos del estrés y los huesos frágiles. En este sentido, se puede afirmar con la conciencia tranquila que, de la gran cantidad de preparados minerales existentes en el mercado, los basados en el coral marino Sango son sin duda los de mayor calidad.

Incluso una pequeña dosis diaria de algo menos de 5 g de polvo de coral marino Sango nos aporta 1100 mg de calcio y casi 600 mg de magnesio, por lo que en principio ya supera las necesidades mínimas diarias (1000 mg Ca, 400 mg Mg). Los siguientes apartados nos mostrarán lo importante que es cubrir estas necesidades diarias de calcio y magnesio:

Calcio

Son sobre todo nuestros huesos y dientes los que ya han devorado enormes cantidades de calcio para su construcción, pero para su mantenimiento y regeneración permanente deben abastecerse constantemente de más calcio procedente de los alimentos y el agua. A la inversa, también es cierto que los huesos son nuestra reserva de calcio. Cada vez que el nivel de calcio en la sangre desciende por debajo de una determinada marca, el calcio se libera de los huesos para enriquecer la sangre con él. Si el nivel de calcio en la sangre fuera demasiado bajo, sufriríamos calambres muy fuertes (tetania).

Llegados a este punto, debemos hablar brevemente de lo que ya se ha mencionado anteriormente: la sobreacidificación del organismo. Muchos de nuestros alimentos favoritos, como los embutidos, la carne, el queso, los dulces, la bollería y la pasta, son acidificantes, y son precisamente éstos los que consumimos en exceso. Las verduras, ensaladas, frutas y brotes más alcalinos son, en el mejor de los casos, sólo un pequeño acompañamiento en el gran plato de schnitzel. En combinación con la falta de ejercicio, es difícil que nuestro cuerpo elimine suficientemente los muchos ácidos que se producen.

Un valor de pH permanentemente demasiado bajo en el cuerpo favorece todo tipo de inflamaciones, por ejemplo el reumatismo y las enfermedades autoinmunes, cuya lista excedería el ámbito de este artículo. Nuestro organismo conoce las conexiones e intenta neutralizar lo mejor que puede los ácidos con las bases propias del cuerpo. Esto también se conoce como la "capacidad de amortiguación" del cuerpo, pero su dinámica y rendimiento son limitados. Por último, el cuerpo incluso se "enlata" y utiliza el calcio de los huesos para amortiguar la avalancha de ácidos. La naturaleza ha dispuesto esto deliberadamente para emergencias aisladas, y entonces funciona. Sin embargo, con nuestra forma de comer, hemos hecho de la emergencia una condición permanente, y esto tiene como resultado efectos fatales para la salud.

Sin embargo, lo que podemos hacer como primera ayuda rápida, sin tener que cambiar completamente nuestra dieta, es aportar suficiente calcio con la ayuda del coral marino Sango, para que el cuerpo no tenga que atacar a sus huesos o dientes. Si, además, aportamos un excedente de minerales de esta forma tan sencilla, se estabilizan la piel, el cabello, las uñas y el tejido conjuntivo, además de la remineralización de huesos, dientes y articulaciones.

Por estas razones, el coral marino Sango es muy adecuado para complementar las medidas de desacidificación y limpieza intestinal y las curas correspondientes, algunas de las cuales también pueden ser bastante agotadoras para el organismo. En este contexto, también hay que señalar que los minerales del coral marino Sango tienen un enorme efecto adhesivo sobre muchas toxinas debido a su gran superficie interior, que por lo tanto se adhieren allí y son expulsadas del cuerpo con el exceso de minerales. Se trata de una contribución esencial a la desintoxicación del organismo.

El calcio también se encuentra en los productos lácteos

Eso es cierto, y por eso no deberíamos prescindir del yogur, el queso y compañía ni siquiera cuando tomamos coral marino Sang. Sin embargo, lo que les falta a los productos lácteos ricos en calcio es el contenido de magnesio correctamente dosificado, que sólo el coral marino Sango nos proporciona en esta proporción especial de mezcla. Si el aporte de calcio de los productos lácteos es demasiado drástico, existe incluso el peligro de un relativo déficit de magnesio. Cualquiera que dependa exclusivamente de los productos lácteos con vistas a un equilibrio mineral equilibrado podría incluso generar una deficiencia mineral como resultado.

Se puede encontrar una forma de calcio y magnesio de alta calidad y al mismo tiempo bien biodisponible en semillas como las de sésamo, girasol y calabaza, así como en verduras de hoja verde y col y en el coral marino Sango.

Magnesio

El magnesio es esencial para la vida y, por ello, es un componente cada vez más importante de las terapias (holísticas), por ejemplo para la migraña, la hipertensión, el dolor crónico, la diabetes o los niveles altos de colesterol, en la prevención de accidentes cerebrovasculares, infartos, osteoporosis o cálculos renales. La carencia de magnesio también interviene en la obesidad, la infertilidad o el asma. Por su efecto antiinflamatorio, un aporte adecuado de magnesio está indicado en todos los procesos asociados a la inflamación crónica.

El magnesio también garantiza una mayor sensibilidad de las células a la insulina, con la extraordinariamente grata consecuencia de una posible regresión de la diabetes. El magnesio relaja los músculos anulares de las paredes de los vasos sanguíneos y, por tanto, reduce la presión arterial. Esto se traduce en una reducción significativa del riesgo de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Por cierto, el magnesio es también un "mineral antiestrés". La carencia de magnesio se manifiesta en forma de nerviosismo, palpitaciones, insomnio, dolores de cabeza y sudoración. Los corredores de fondo, por ejemplo, que pierden muchos minerales a través del sudor, conocen bien estos fenómenos y por eso siempre tienen a mano pastillas de magnesio.

Todo depende de la combinación adecuada

Si, por ejemplo, sólo se centra en un aporte suficiente de calcio en su equilibrio mineral y al mismo tiempo presta poca atención al magnesio, puede incluso agravar cualquier síntoma de enfermedad. Un sencillo experimento que cualquiera puede realizar en casa, en su cocina, hace verosímiles los hechos:

Tome una gran cantidad de un preparado de calcio puro y disuélvalo en un vaso de agua. Observará que el calcio no se disuelve completamente. Añada ahora una cantidad menor de un preparado de magnesio puro. El calcio restante puede seguir disolviéndose sin problemas. La presencia simultánea de magnesio aumenta la hidrosolubilidad del calcio. Dado que esto también ocurre en nuestro organismo, la ingesta de magnesio se traduce en una mayor biodisponibilidad del calcio. Este hallazgo también se refleja, por ejemplo, en el tratamiento de la osteoporosis. También en este caso, los preparados de calcio deben administrarse siempre en combinación con magnesio.

En este contexto, nos gustaría referirnos al estudio de 2012 con el título un tanto largo: "Dietary coral calcium and zeolite protects bone in a mouse model for postmenopausal bone loss". El resultado de este estudio es que el calcio de los corales en combinación con la zeolita fue capaz de detener significativamente la pérdida de densidad ósea en las mujeres estudiadas que ya habían pasado por la menopausia.

El calcio y el magnesio juntos forman un equipo imbatible, y sólo como tal debemos ofrecer a nuestro organismo estos dos minerales. Por esta razón, el coral marino Sango es una forma óptima de suministro.

El rico espectro de oligoelementos del coral marino Sango

El ser humano es un producto natural y, por tanto, sólo se diferencia ligeramente de su entorno. No es de extrañar, por tanto, que el espectro de minerales de nuestro cuerpo no esté tan alejado del del agua de mar. En consecuencia, el coral marino Sango es una fuente natural de la mayoría de los minerales vitales y oligoelementos esenciales, especialmente hierro, cromo, silicio y yodo natural.

Hierro

Este importante elemento es el componente básico de la hemoglobina, es decir, el pigmento rojo de la sangre responsable del transporte de oxígeno a todos los órganos, a todas las células y también al cerebro. Cualquier carencia de hierro significa también una carencia de oxígeno, que primero se hace patente a través del cansancio y la flacidez y luego puede tener consecuencias masivas para la salud en las más diversas áreas de nuestro organismo.

Silicio

Este elemento (procedente de la arena), conocido sobre todo por el funcionamiento de las células solares elementos semiconductores en electrónica, desempeña importantes tareas en nuestro organismo para un cabello sano y brillante, para el crecimiento homogéneo de las uñas,
para una piel fresca y joven y mucho más, por lo que se considera el "mineral de la belleza". También garantiza una buena elasticidad de nuestros huesos. Un suministro óptimo de los minerales necesarios para nuestros huesos y articulaciones, que nos proporciona el coral marino Sango, es el requisito previo para que podamos movernos alegremente y sin restricciones incluso a una edad avanzada. Al mismo tiempo, también debemos asegurarnos de tener un aporte suficiente de vitamina D (luz solar) y vitamina K (especialmente en la col rizada).

Cromo

Las grasas y los alimentos dulces son verdaderos asesinos del cromo, porque hacen que el organismo excrete más cromo del que puede absorber. La falta de cromo se manifiesta, por ejemplo, con depósitos de grasa en lugares donde deberían estar los músculos. Los niveles de colesterol y azúcar en sangre pueden normalizarse mediante una ingesta suficiente de cromo, ya que éste también mejora la sensibilidad a la insulina de todas las células. A medida que desciende el nivel de azúcar en sangre, el nivel de insulina también desciende al nivel adecuado, y este último regula a su vez los valores de grasa en sangre.

Ésta es también la razón por la que muchos terapeutas, también próximos a la naturopatía, recomiendan asegurar un aporte suficiente de cromo en caso de lípidos sanguíneos elevados o diabetes. Sólo 2,4 g de coral marino Sango cubren aproximadamente 10 % de las necesidades diarias de cromo. El resto puede tomarse de alimentos ricos en cromo como legumbres, tomates frescos, brécol, pepinos, setas y dátiles secos. Al mismo tiempo, deben evitarse en la medida de lo posible los alimentos grasos y dulces.

Yodo

Nuestras necesidades diarias de yodo oscilan entre 150 y 300 microgramos, en función de nuestro peso. Durante el embarazo y la lactancia, las mujeres tienen unas necesidades ligeramente superiores. El yodo es especialmente vital porque nuestra glándula tiroides produce sus hormonas a partir de este oligoelemento. Una carencia de hormonas tiroideas se manifiesta en que nos volvemos flemáticos, faltos de apetito, somnolientos y apáticos, al tiempo que aumentamos considerablemente de peso.

Este es otro buen argumento para un consumo regular de coral marino Sango, que aporta yodo natural en la dosis adecuada. Además, no deben faltar en la dieta alimentos que contengan yodo, como el brécol, las verduras de hoja verde, los puerros, las setas y los frutos secos.

Depende de las proporciones de los minerales

Llegados a este punto, nos gustaría insistir una vez más en que, aunque es posible tomar muchos complementos alimenticios, incluidos los minerales, sólo se obtiene un beneficio probado para la salud cuando todas estas sustancias se presentan en las proporciones adecuadas. Los minerales únicos y completamente aislados no se dan en la naturaleza, son antinaturales.

Quienes eligen el coral marino Sango no tienen que preocuparse por esta cuestión, porque su composición está tan óptimamente equilibrada que sus sustancias pueden ser absorbidas por el organismo casi en una proporción 1:1. Los dos ingredientes principales del coral marino Sango, el calcio y el magnesio, están presentes en una proporción de 2:1, igual que en el cuerpo humano. Además, contiene alrededor de otros 70 minerales y oligoelementos, también combinados de tal manera que pueden ser absorbidos de forma óptima por el cuerpo humano.

El coral marino Sango está compuesto como el material óseo humano

Esto también es una buena noticia: quien necesite hueso o material dental (por ejemplo, implantes) puede recurrir al coral marino Sango como sustituto ideal para ello. La mayoría de los implantes dentales, independientemente de si son de cerámica o de metal, son clasificados por el organismo como cuerpos extraños en la mayoría de los casos. Esto no significa incompatibilidades evidentes ni reacciones alérgicas. Si el hueso maxilar es demasiado débil o ya se ha degenerado, los implantes suelen dejar de ser viables.

Los implantes fabricados con el material del coral marino Sango no son considerados como cuerpos extraños por el organismo y complementan el maxilar perforado como si los orificios se hubieran rellenado con material endógeno original.

Como este tema también es económicamente explosivo, se ha investigado durante mucho tiempo. Ya a finales de los años 80, científicos franceses realizaron un estudio titulado "Comparación de la reabsorción del coral y la aposición ósea con dos corales naturales de diferente porosidad", cuyo resultado fue que los implantes de coral son reabsorbidos lentamente por el propio tejido óseo del organismo y, al mismo tiempo, los defectos resultantes son sustituidos por nuevo tejido óseo. Los científicos interpretaron el proceso de tal manera que el coral actúa como un andamio, y los osteoblastos (células óseas) se adhieren gradualmente a este andamio de soporte, y en este lugar se forma nuevo hueso endógeno.

En 1998 se publicó un artículo más largo en una revista especializada en cirugía oral y maxilofacial con el título: "Carbonato cálcico de coral natural como sustituto alternativo en defectos óseos del cráneo". El trabajo se realizó en la Policlínica de Cirugía Oral y Maxilofacial, que forma parte del Hospital Universitario Charité de Berlín.

¿Por qué el cuerpo humano absorbe tan bien el coral marino Sango?

En 2009, se informó en el número de julio de la revista Pharmazeutische Zeitung de que los minerales inorgánicos, entre los que se incluyen los carbonatos, por ejemplo, pueden ser absorbidos por el organismo casi en la misma medida que los minerales orgánicos, aunque un poco más despacio. La mayoría de los compuestos de calcio y magnesio del coral marino Sango están en forma de carbonatos.

Si nos orientamos por la biodisponibilidad, es decir, el grado y la velocidad de absorción, el coral marino Sango difícilmente puede asignarse claramente a uno u otro grupo. ¿Por qué?

En contacto con el agua, el coral marino Sango se ioniza instantáneamente. En este estado cargado, los componentes minerales pasan a través de la mucosa gástrica directamente a la sangre y, por tanto, a todas las células del cuerpo. Precisamente por este transporte rápido y directo, el coral marino Sango recibe a menudo el nombre de "bomberos minerales".

En 1999, se publicó un estudio japonés titulado: "Absorción de calcio a partir de la ingestión de calcio derivado del coral por humanos". En él, el grupo de investigación confirma que los minerales del coral marino Sango se absorben milagrosamente mucho mejor a través de la mucosa intestinal que otros complementos alimenticios que también consisten en compuestos carbonatados.

Sólo se tarda 20 minutos

"Sango Sea Coral" es el título de un libro de Reinhard Danne. En él se afirma que el coral marino Sango, o el calcio que contiene, puede detectarse en la sangre a los 20 minutos de su ingestión oral. Su biodisponibilidad se mide en unos 90 %. A modo de comparación: otros suplementos dietéticos a base de carbonatos de calcio alcanzan una biodisponibilidad del 20 al 40 por ciento.

¿Es el fin de los arrecifes de coral?

En primer lugar, es importante señalar que no se están considerando arrecifes de coral vivos para la extracción de coral marino Sango. Tampoco se está eliminando la base geológica de la isla de Okinawa mediante voladuras. Lo que se utiliza aquí, estrictamente controlado por el Estado, son meros fragmentos de los arrecifes de coral que ya se han desprendido de forma natural sin intervención humana y que ahora se encuentran esparcidos por el lecho marino alrededor de la isla. Si no se recogieran, estos fragmentos se descompondrían con el tiempo en arena calcárea.

¿El coral marino Sango también es apto para vegetarianos y veganos?

En efecto, el coral marino Sango fue una vez un animal, pero en casos individuales celebra ahora su centésimo millonésimo aniversario de muerte. Todo lo que queda del pólipo son partes arcaicas no identificables de su esqueleto sin ningún componente orgánico. Creemos que podemos responder a la pregunta anterior con un inequívoco SÍ en conciencia. Además, la renuncia a la carne también puede ir acompañada de una menor ingesta de determinados minerales. El coral marino Sango proporciona un equilibrio saludable también en este caso.

Aplicación y dosificación

El coral marino Sango se ofrece para la ingesta oral en diversas formas:

  • Polvo soluble en agua para beber
  • Cápsulas fáciles de tragar
  • Las pastillas de Sango pueden fundirse en la boca o masticarse.

El mejor efecto se consigue cuando la ingesta de pequeñas porciones se distribuye lo más uniformemente posible a lo largo del día, y debe acompañarse de abundante agua sin gas. El agua mineral no es adecuada porque provoca un cambio significativo en el espectro mineral, y también podría haber reacciones químicas o al menos cambios de carga desfavorables entre los minerales del agua mineral y el coral marino Sango.

Por un epílogo:
La esperanza de vida de la población de los países occidentales, incluida Alemania, aumenta constantemente. Se lo debemos a una dieta equilibrada y a una buena atención médica. Pero no hemos llegado ni mucho menos a nuestro límite; la "isla de los centenarios" nos muestra lo que aún es posible. Por supuesto que queremos envejecer, pero lo que es aún más importante: nos gustaría saludable envejecer. Y eso es exactamente lo que ofrece Sango Sea Coral: gracias a una salud estable, permite que el centenario siga teniendo una alta calidad de vida, con buena movilidad y la mente despejada. ¡Bebamos un buen sorbo de agua filtrada con Sango Sea Coral!

es_ESEspañol