Haga ejercicio con regularidad.

El ejercicio físico regular es recomendable con cualquier dieta. El ejercicio quema calorías adicionales y fortalece los tejidos del cuerpo. Para mantenerte físicamente en forma a largo plazo, asegúrate de encontrar un deporte que te guste. Prueba diferentes deportes hasta que encuentres el que más te convenga.

Si tiene mucho sobrepeso, le recomendamos la natación o el aqua jogging. Estas formas de ejercicio son fáciles para las articulaciones y tienen un bajo riesgo de lesiones. Sin embargo, presta atención a tu dieta a pesar de la actividad física. Si has hecho ejercicio durante una hora y luego vas a por una bomba de calorías, básicamente no has conseguido nada.

Si dispone de poco tiempo para hacer ejercicio con regularidad, puede incorporar conscientemente ejercicio adicional a su rutina diaria. Evite ascensores y escaleras mecánicas y suba escaleras. Deje de vez en cuando el coche en el garaje y camine o coja la bicicleta. Póngase de pie cuando hable por teléfono. Si quiere hablar de algo con sus compañeros, vaya a su habitación en vez de escribir un correo electrónico o llamar por teléfono. Estos son sólo algunos pequeños cambios que puedes incorporar fácilmente a tu rutina diaria; sin embargo, tienen un gran impacto a largo plazo.
Los estudios han demostrado que estos cambios son más beneficiosos para perder peso que hacer footing una vez a la semana. Por cierto, existe incluso un término científico para ello: "Termogénesis de la actividad sin ejercicio", abreviado NEAT. La NEAT consiste en estimular el cuerpo mediante un ejercicio ligero. Esto es posible a cualquier hora del día y en cualquier lugar.
Así que ya no hay excusas.
es_ESEspañol